V. O. C.

   Vanguardias Obreras Católicas

  "Una juventud obrera nueva
  al servicio de Dios y de la Patria"

 

 

Las Vanguardias Obreras Católicas son un movimiento organizado de jóvenes trabajadores, estudiantes, empleados, que se proponen la defensa de los intereses espirituales y sociales de sus hermanos de acuerdo con la doctrina social de la Iglesia. Cada Centro es conducido por una Comisión Directiva; todos los Centros por el Consejo Directivo, de acuerdo a las normas de su funcionamiento.

La actividad que desarrollan los Centros Vanguardistas actualmente es diversa: torneos deportivos, representaciones teatrales, campamentos veraniegos, retiros espirituales, cursos de formación de dirigentes, mantenimiento de comedores y salas de primeros auxilios, entre otros.

Fechas claves de las V.O.C.

- 3 de junio: Día del aprendiz
- 4 de noviembre:
Día de las Vanguardias Obreras Católicas

 

Historia

La fundación de las Vanguardias Obreras Católicas, primera expresión argentina de la acción juvenil en el campo del trabajo, es el fruto de las Resoluciones sancionadas en 1930 por el VIII Congreso Nacional de los Círculos Católicos de Obreros.
Tres años más tarde, en 1933, hacía su aparición en el Círculo de Palermo el primer centro de jóvenes, constituido conforme a las normas reglamentarias y cuyo rápido desarrollo y eficaz actividad generó el movimiento juvenil de la obra.

 

Misión

Sus fines se sintetizan en su lema de "Una juventud obrera nueva al servicio de Dios y de la Patria". Propenso a la formación integral de los jóvenes trabajadores y preparación de generaciones dignas, disciplinadas, amantes del trabajo, respetuosos de las instituciones y capaces de contribuir al advenimiento de la justicia social.
Además de estas finalidades fundamentales, las Vanguardias Obreras Católicas son una escuela de formación de futuros dirigentes para las lides de la acción social y son el vivero donde crecen los jóvenes que más tarde han de formar parte de los cuadros directivos de los propios Círculos.

 

Actividad Vanguardista

Desde hace más de diez años se organizan los campamentos vanguardistas al que concurren delegaciones de los Círculos Católicos de Obreros de todo el país.

El principal objetivo de los mismos es integrar a los vanguardistas y ofrecerles actividades de recreación y formación que les permitan, luego, llevar a cada una de sus sedes, las vivencias y experiencias vividas con jóvenes de otras localidades. En cada una de ellas manifiestan el amor a Cristo y comparten valores y la vocación de servicio al prójimo y a la comunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Máximas espirituales vanguardistas

V ida es ésta donde todo tiene fin, el gozar y el padecer; sólo la eternidad jamás acaba.
A sólo un mal has de temer: el pecado.
N ingún pecado, por leve que sea, es un mal leve.
G anar todo el mundo ¿de qué te servirá, si al fin pierdes tu alma?
U na vez perdida, ¿qué es lo que darás a cambio de ella?
A mar a Dios y salvar el alma, he ahí lo único necesario en esta vida.
R ecuerda que perder a Dios es perderlo todo.
D esea perder las cosas todas de este mundo, antes que perder a Dios.
I nfierno ganas, por ti mismo, si omites la oración.
A nsías salvar tu alma? Ora, ora mucho, pues si no lo haces, te condenarás.
S abrás que la oración es toda tu riqueza, pues el que ruega alcanza cuanto quiere.

O ración, la más hermosa, es la que haces cuando estás enfermo y te conformas entonces con la voluntad divina.
B ien has de hacer a quien mal te hace y ganarás su afecto. Por lo demás, haz el bien, sin mirar a quién, que en esto consiste la verdadera caridad cristiana.
R esístete a perder el tiempo, que el tiempo es oro y vale tanto como Dios.
E l trabajo es para ti instrumento de penitencia, senda de perfección; trabaja como buen soldado de Cristo.
R ecuerda que Cristo murió por ti en el duro madero de la cruz en medio de indecibles dolores y mortales angustias.
A sí también debes morir tú por Él en la cruz de tu trabajo y diarias contradicciones que brotan de la vida.
S uma los entusiasmos de tu espíritu y las energías vitales de tu corazón a las Vanguardias Obreras Católicas que mucho esperan en ti.

C umple, por amor de Dios, con todas tus obligaciones, y, Dios derramará sobre ti el tesoro de sus gracias y de su amor.
A póstoles necesita Cristo en el mundo del trabajo.
T rata tú de ser del número de ellos mediante el buen ejemplo.
O ye su llamado, que luz y perfume es este apostolado.
L uz que alumbra los pasos inciertos de la vida.
I nefable perfume cuyo aroma dulcifica las amarguras del dolor.
C on letras de fuego graba bien profundamente en tu corazón estas palabras:
A las VANGUARDIAS OBRERAS CATÓLICAS completamente me debo.
S oy por gracia de Dios, de las VANGUARDIAS OBRERAS CATÓLICAS. A la sombra de su lema quiero vivir y entre sus pliegues benditos, morir.