Círculo Católico de Obreros de San Isidro

Fecha de fundación: 29 de julio de 1929.
Dirección: Alsina 259/61, San Isidro, Provincia de Buenos Aires.
Teléfono: 4743-9488.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primeros contactos de los Círculos Católicos de Obreros con San Isidro

La zona de San Isidro tuvo sus primeros contactos con el Círculo de Obreros entre marzo de 1916 y agosto de 1919, en el marco de la campaña de conferencias populares organizadas por los sacerdotes Dionisio Napal y Gustavo Franceschi por los barrios porteños y las zonas lindantes a la Capital Federal. Esta campaña tenía como objetivo acercar a la gente al Círculo y de esta forma difundir la doctrina católica, a través del reparto de hojas y volantes de los temas expuestos en las conferencias.

La filial de San Isidro

Esta filial de la Federación de Círculos Católicos fue fundada el 29 de julio de 1929. En tal oportunidad se reunieron más de 200 obreros y vecinos en el lugar que hoy ocupa el monumento al Capitán Acasusso. Esta reunión fue presidida por el Dr. Juan Bautista Germano, presidente de la U.P.C.A (Unión Popular Católica Argentina). Además, contó con la presencia del señor intendente municipal don Juan M. Basso, las autoridades de la Junta de Gobierno de los Círculos, el Señor vicepresidente don Irineo González y crecida cantidad de socios y socias. De acuerdo con el Pbro. Francisco Actis, esta institución “venía a llenar una necesidad en pro de la formación moral de la llamada clase media y trabajadora, en defensa de sus intereses y de los de la familia cristiana, amenazadas unas y otras por el crudo materialismo de la época presente, proporcionándoles además, esparcimientos honestos, reuniones de camaradería, asegurándoles por medio del mutualismo subsidios en caso de enfermedad, y presentándose como mediadora y compositora amigable de diferencias gremiales. Se afianzó rápidamente en nuestro medio ambiente y sus asociados sumaron, a los pocos días, varios centenares”.

La primera Comisión Directiva de 1929 tenía como presidente a Juan Dolan, y los primeros Asesores espirituales fueron los reverendos Padre Agustín Aliebi y Padre Alvaro Larumbe. En la actualidad, el apoyo espiritual a esta institución corresponde al Padre Abel Ramos, quien pertenece a la parroquia San José de San Isidro.

Con respecto al inmueble en sí, se trata de una casa particular cuya adquisición fue posible gracias a la colaboración de socios y simpatizantes. Hoy funciona en la planta baja un enorme salón de usos múltiples en el cual se dictan clases de yoga, gimnasia para mujeres y varones, piano, y se realizan reuniones con los socios y  la comunidad. A todo esto fue anexada un área para la Policlínica privada con planta baja y dos pisos. La misma cuenta con sala de radiología, cirugía, laboratorio propio y varios servicios asistenciales   como alergistas, cardiología, cosmetología y depilación, dermatología, diabetología, nutrición, fonoaudiología, flebología, gastroenterología, ginecología y ginecología infanto juvenil, infectología, kinesiología, neurología, neumatología, pediatría, pedicuría, obstetricia, oftalmología, otorrinolaringología, odontología, ortodoncia, psicología, psicopedagogía, psiquiatría, traumatología y urología. Por otro lado, debe mencionarse la atención farmacéutica brindada por establecimientos de la zona, que ofrecen descuentos a los socios.

 Sin dudas, el Círculo de San Isidro brinda uno de los servicios más completos a un costo sumamente accesible, pues las cuotas de los asociados son mínimas en comparación a los beneficios que brinda. Las autoridades, a lo largo de los años, han demostrado un claro sentido solidario ya que han considerado las diversas crisis económicas que ha atravesado nuestro país, continuándole ofreciendo servicios médicos a aquellos socios que por diversos motivos no habían podido costearlos.

 

Difusión

Un importante órgano de comunicación del Círculo Católico de Obreros de San Isidro es la publicación “Difusión”. Se trata de una revista cuya primera aparición data de diciembre de 1964. Por aquel entonces el director era Críspulo Martínez Ortiz. La revista “Difusión” es de carácter anual y, en la actualidad, continúa editándose. La misma es publicada junto a la memoria y el balance anual del Círculo. Se trata de una especie de cartilla, ya que figuran en ella los médicos que atienden en su Centro, horarios y días de atención, beneficios de los socios, incluyendo artículos de interés general en temas médicos de prevención o tratamiento.

La Universidad Popular       

La Universidad Popular constituye una de las actividades más importantes del Círculo de San Isidro. El espíritu que la anima es despertar y estimular la vocación por los estudios en sus múltiples y variados aspectos a objeto de capacitar para el desarrollo de la cultura, y para que con ello se tenga un claro sentido del deber hacia la sociedad, favoreciendo el progreso de los socios.

Esta universidad comenzó a funcionar en 1964, en el local de Moreno 92, año en el que también se adquirió la casa de que se dispone en la actualidad. Los cursos que se dictaron por aquel tiempo fueron: inglés, danzas, corte y confección, arte culinario, relaciones humanas, tejidos, dactilografía y guitarra. Debido a la falta de espacio suficiente, las autoridades esperaron con paciencia la compra del local de Alsina para que los cursos se desarrollaran satisfactoriamente, ya que sabían que tendrían una calurosa acogida. Para el año 1966 los nuevos cursos eran: escenografía, historia del teatro, del traje y del vestido, dibujo y manualidades, confección de muñecos y objetos de adorno para el hogar.

Su presente

Este círculo continúa con las obras de mantenimiento, tanto interno como externo para una mejor estética y aspecto agradable hacia todos los socios que concurren a esta institución, atendiendo en la policlínica de lunes a sábados, contando con destacados profesionales, e incorporando nuevos médicos en Neurología, Urología y Clínica Médica.

Además, se continúa enviando ropa a niños y adultos carecientes, y tapitas de gaseosa para su posterior reciclaje al Círculo Católico de Villa Ballester, en el que funciona el merendero Madre Teresa de Calcuta. Allí concurren aproximadamente 130 personas a diario.

Por otra parte, se dictan clases de gimnasia aeróbica y modeladora auspiciadas por la municipalidad de San Isidro, con gran concurrencia de público, entre ellos socios y vecinos. Además, comenzaron las clases de salsa para adultos y danzas para niñas, de gimnasia pasiva para mayores, y aeróbica y modeladora para todas las edades, además de disponer  de dos profesoras de yoga.

Durante el último tiempo el Círculo adquirió un audiómetro de última generación para la realización de logo y audiometrías, y también comenzó a reparar el Panteón social ubicado en el Cementerio de San Isidro.

En el 2009, el Círculo festejó sus 80 años de vida.